La paralización de “pedreras” al ser consideradas no esenciales, trompica la reactivación de la construcción.

Incompleta la reactivación del ramo de la construcción

 

                                               Por Javier Claudio

 

            La reactivación de la construcción no está al cien por ciento, debido a que requiere de otras empresas alternas que continúan inactivas por estar aún clasificadas como no esenciales, declaró José Cruz de la Luz Paz, presidente de la Asociación de Constructores de Nuevo Laredo.

            “Bien por la autorización del reinicio de actividad, pero si acaso estaremos al 80 por ciento debido a que no son necesarias otras actividades alternas para complementar la construcción”, declaró.

            Citó a los negocios conocidos como “pedreras”, aún no autorizados para el retorno a la actividad por ser considerados no esenciales, pero que son complemento a las empresas de la construcción.

            “El ramo de la construcción es parte esencial de la actividad económica del país y nunca debió ser suspendido o paralizado por la contingencia sanitaria del coronavirus, ya que es un eje rector de la economía e indispensable”, mencionó.

            Hizo saber que la paralización de otras empresas identificadas con la construcción que son consideradas como no esenciales, como las que surten algunos materiales, resta a la actividad y por lo tanto no se tiene un desarrollo al cien por ciento.

            Acerca de las pérdidas que habrían enfrentado durante los dos meses anteriores al ser paralizada la obra por la contingencia del contagio, De la Luz Paz dijo que más bien habría propiciado una desaceleración pues se tuvo una actividad mínima por ser esencial.

            Puntualizó que la inactividad alterna de empresas complementarias a la industria de la construcción, sin duda retrasará la recuperación del sector pues no contribuye con la dinámica que se requiere.