Por la libre… «Se llegó el día de ver nuestra propua película»… Por Edelmira Cerecedo García

.

Llegó la era de las mascarillas, antes de ésto, creíamos que estaban los autos que volaban, las llamadas con pentagramas, pero resultó que andábamos distraídos, haciendo todo menos lo que teníamos que hacer.

Nuestros chicos milleniars andaban explorando el mundo, estudiando carreras exóticas de chefs, de logística, de arquitectura barroca, de Negocios en Línea, de Superación Personal, pero se vaciaron las aulas de los chicos de ciencias, de matemáticas, de Física, de Bioquímica y Biomedicina, ya no tenemos quien desee traernos alivió y esperanza, nuestra generación de los 70 a los 80 es una generación que entramos en el miedo y el caos tecnológico.

Pero llegaron los 90 con niños programados para ése tiempo, ya evoluciónados, y los padres de los 70 de esos chicos de los 90 no encontraron forma de cómo debían de hablarles, esos de los 90 querían salvar el planeta, pero nosotros creíamos que atacaban nuestras culturas, nosotros queríamos leña fresca y ellos peleaban por qué no se cortaran los árboles, así llegamos a ver qué un día al aborto le llamaban derecho, que el derecho era independiente, y vino lo más duro, nos quitaron autoridad los niños por qué maltrasgiversamos SUS DERECHOS con lo que es respeto, se mal entendido, y entonces los hijos que crecían con la familia se fueron alejando, LA FAMILIA SE EMPEZÓ A COMPONER DE PERSONAS QUE TE ARROPABAN y los consanguinios se volvieron parientes, se crearon culturas nuevas entre un famoso dicho de «éstos son otros tiempos», nos empezamos a volver egoístas, vanidosos, competitivos a la mala, y tras exigir el derecho del aborto, las personas empezaron hacer asociaciones para salvar perros, otras para adoptar gatos, las mujeres exigiendo igualdad sin tener idea de que lo que se requiere incisto es RESPETO , y vino la violencia con su toque de mucha más tecnología después del 2000, violencia incluso sin conocernos todos ofendiendose y sintiendo que eran dueños de la verdad en las famosas redes sociales, feminicidios y la fragilidad de abuso de menores al por mayor.

TODOS FUIMOS JUECES, y pedimos condenas, pero nadie hemos sido capaz de hablar de paz y de empatía, PORQUE nos da miedo que las nuevas generaciones con su mentalidad de visión millonarios y exitosos que engrandecen el ego, JUZGUEN a cada uno de nosotros pidiendo que hagamos una cadena de favores.

Que ayudemos sin ver a quién, así pués las nuevas generaciones no sabían de miedos por qué siempre los protegimos, muchos con sus hijos pequeños tienen miedo ante un ataque de una pandemia e incluso son quienes están resguardados mientras las viejas generaciones van a trabajar.

Las nuevas generaciones exigen al gobierno que cuiden de su salud, y el gobierno les responde con una cuarentena trabajando y estudiando desde casa, aislados de todo, y entonces unos dicen NO PUEDO GOBIERNO MANTENME Y ME VOY A CASA, el gobierno no puede resolver todo sólo, tengo que aportar, unos cuidándonos a nosotros mismos, siendo conscientes que si me están marcando una alerta o un foco rojo de una enfermedad que se trasmite fácilmente, debo de mantener distancia, que si veo que está haciendo erupción un volcán no voy a ir a verlo de cerquita eso es TU IMPRUDENCIA, que ante el miedo de la gente te va atacar por hacerlo, no por envidia, ES MIEDO, estamos asustados, es algo que programamos en nuestra mente después de ver miles de películas y nos imaginamos de todo.

Si el Gobierno ya dispuso una cuarentena, respetarla, si te dijo no salgas unos días, respetarlo, si tu empresa no quiere cerrar pide que te den protección ante la contingencia, sabemos que no todos pueden hacer de su casa la oficina.

Está situación por fin nos pone a todos en el mismo sitio, está pandemia nos hace voltear y reflexionar que todos somos iguales, que el dinero no es ser pobre o rico, que ser mujer u hombre no es perder o ganar beneficios, que no importa el tipo de casa, muebles que tengas, qué el dinero al final no se hizo para uno sólo y que necesitamos compartirlo con verdadera solidaridad, que si yo tengo y puedo dar para salvar nuestras vidas y la de nuestras familias no tiene por qué costarme, una despensa, sólo una que contribuyan a dar a alguien que está vendiendo fruta, élotes, raspas o qué tal que necesitan juntar lo de la luz, aveces ése pago puede salvar nuestras vidas, la de tus hijos, ni toda la gel antibacterial puede más que si hacemos una acción de dar para que la enfermedad se detenga.

Tantas guerras de todo tipo, matándose unos con otros, y en segundos nadie absolutamente nadie se salva de un enemigo que sin tanto alboroto y sin distingo alguno está acabando con una parte de nuestra gente.

Ahora, sí no entendemos el mensaje, si no hacemos caso de lo que se nos está indicando, no le heches la culpa al Gobierno, y menos a quienes se han sumado ha garantizarte una salud pública cómo es el gobierno de Tamaulipas que encabeza el Gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca y quién ante las vergonzosas medidas federales y la falta de acción tomó la decisión de sumar esfuerzos entre Nuevo León y Coahuila, además suspendió de inmediato clases presenciales, pidió monitoreo constante con la Secretaria de Salud, Y COEPRIS, los Alcaldes acudieron de inmediato al llamado, y se implementaron medidas para evitar aglomeraciones.

En El Mante el Alcalde Mateo Vázquez Ontiveros suspendió de inmediato agenda de eventos que rebasan las 50 personas, pidió el cierre de balnearios, hizo acuerdos con comerciantes ambulantes para que no sufran con la situación económica, en sesión de cabildo pidió la aprobación para la ayuda de despensas a las familias vulnerables que viven al día.

Sin lugar a duda ha hecho un trabajo coordinado y de reflejó ante una sociedad que se ve afectada pero que sabe que cuenta con el apoyo de su Presidente.

En Mante las acciones que se han llevado a cabo por parte de COEPRIS que dirige Alberto Medina Trujillo han sido imparables estos días, vigilancia y operativos para que se cumpla con el cierre de gimnasios que en caso de una contingencia no son necesarios, sólo Supermercados, Farmacias, tiendas de servicios básicos así cómo restaurantes que sólo preparen comida para llevar.

En la Central de Autobuses ha sido constante la aplicación de gel antibacterial, el tomar temperatura a las personas que viajen y que vengan llegando.

Las acciones están en todos lados, las alertas, los avisos, las situaciones de riesgo y las facilidades para que se den las cosas de la mejor manera se están haciendo en los 43 municipios, ahora sólo falta ver qué le hagan caso sus habitantes, quédate en casa, si no tienes a que salir quédate porfavor.